Las novias millenials lo pueden tener todo! Un trabajo estupendo, un viaje planificado por medio mundo, una weddingplanner sofisticada y una suegra joven y moderna… Pero lo que verdaderamente necesitan y no lo saben es el AJUAR.

Recuperar el ajuar es la última tendencia, sólo las más chics han profundizado en el maravilloso mundo del baúl del ajuar!

La tradición del ajuar se remonta a los principios de la civilización ya que los matrimonios lo llevaban implícito por pura lógica de supervivencia. Durante las diferentes épocas de la historia, el ajuar se ha ido modificando y adaptando a las circunstancias. El siglo XX lo situó en el punto álgido de la unión entre sensualidad y reproducción. En los años 20, una novia sin ajuar era impensable, pues había la creencia de que el ajuar podía ser directamente responsable de la rápida llegada de la descendencia.

Ahora, que no son estas las prioridades que nos ocupan y después de haber perdido protagonismo en las últimas décadas, el ajuar se pone de nuevo de moda y se hace imprescindible.

Los vestidos tan escuetos transparentes y difíciles de sostener huyen de una ropa interior complicada (sujetador minimal y liso color carne), con lo que hay la necesidad de hacer acopio de piezas femeninas, imaginativas y sensuales, que se recarguen de encaje o que destaquen por sus colores y sus tejidos de sedas suaves y preciosas, como recién llegadas de un barco de las indias orientales en plena edad media!

Compartir esta publicacion

Comentarios ()